img

Familia que habría lavado dinero para los Cachiros recibieron dos contratos con la ENEE

Los tres miembros de esta familia no tenian ninguna experiencia en la generación de energía eléctrica.

 

E l 20 de enero del 2014, el Congreso Nacional de Honduras aprobó 23 contratos otorgados a 21 empresas para la generación de energía eléctrica a base del sol. Pero las investigaciones de Revistazo indican que la gran mayoría de los socios fundadores de estas empresas nunca tenían intención de entrar personalmente en el negocio de la energía fotovoltaico, sino de hacer dinero vendiendo sus empresas, junto con sus lucrativos contratos con la ENEE, a terceros.

Entre los involucrados en estas transacciones figuran Waldina Lizeth Salgado, fundadora de Energía Solar del Sur (ENSSUR); Roberto Arturo Mejía Salgado, hijo de Waldina y fundador de Producción de Energía Solar y Demás Renovables (PRODERSSA); y el notario Francisco Arturo Mejía, quien se prestó para inscribirles estas empresas a favor de su esposa, Waldina, y su hijo, Roberto.

Revistazo no pudo encontrar evidencias que los miembros de esta familia tuvieran experiencia en la generación de energía eléctrica. Sin embargo, sí tienen otro tipo de pedigrí que aparentemente fue más importante para los diputados que aprobaron contratos vigentes por 20 años con ENSSUR y PRODERSSA.

La familia Mejía y los Cachiros

Francisco Arturo Mejía es abogado y notario. Uno de sus actos en esta capacidad fue hacer la escritura de constitución de la empresa Inmobiliaria Rivera Maradiaga (Inrimar), fundada por Devis Leonel Rivera Maradiaga y Nohelia Mercedes Pacheco Murillo, supuestas cabezas del grupo los Cachiros, en el 2009. Inrimar fue incautada por el Juzgado de Letras de Privación de Dominio el 17 de septiembre de 2013 por suponerle un bien adquirido con fondos procedentes de actividades ilícitas de los Cachiros.

Según reportajes en el diario La Prensa e informes del Consejo Nacional Anticorrupción (CNA), los Cachiros utilizaron Inrimar y otras empresas inscritas por Francisco Arturo para lograr contratos con la ENEE y Soptravi y lavar dinero procedente del narcotráfico.

La esposa de Francisco (Waldina) y su hijo (Roberto) también participaron en estas maquinaciones, figurando como socios de las empresas Comssa y Lutopas, empresas de los Cachiros contratados por la ENEE en la construcción y mantenimiento de complejos hidroeléctricos en Olancho y el Valle de Aguan.

Según reportajes en La Prensa, los tres miembros de la familia Mejía estarían prófugos actualmente.

Otro aspecto interesante de esta familia es que el hijo, Roberto Arturo Mejía, fue contratado temporalmente como asistente para los diputados nacionalistas del Congreso Nacional entre abril y junio del 2014. El contrato establece un salario de L. 15 mil mensuales, a cambio de “colaborar con su jefe en las distintas tareas encomendadas, elaboración y seguimiento de las solicitudes remitidas a la bancada, debe ser enlace entre los diputados y la bancada, clasificar información y hacer las investigaciones que se le solicite”.

Situación que genera la pregunta, ¿Qué podría motivar a un supuesto empresario, que había logrado un contrato de 20 años para la generación de energía solar para la ENEE, a laborar por solo L. 15 mil mensual haciendo trabajos básicos para unos diputados?

Venden ambas empresas tras recibir contratos de la ENEE

La empresa Energía Solar del Sur (ENSSUR) fue fundada por Waldina Lizeth Salgado el 17 de diciembre del 2012. Producción de Energía Solar y Demás Renovables (PRODERSSA) fue fundada por Roberto Arturo Mejía el 28 de abril del 2013.

A pesar de que la Ley del Notariado prohíbe que un notario preste servicios a un miembro de su propia familia, Francisco Arturo Mejía fue el notario que inscribió la empresa de su esposa, Waldina, y la de su hijo, Roberto.

Pero aparentemente ni el entonces director de la ENEE, Emil Hawit, ni los diputados del Congreso Nacional vieron como hechos descalificadores esta irregularidad en la inscripción de ENSSUR y PRODERSSA, ni los vínculos entre Francisco Arturo y los Cachiros, ni la falta de experiencia de los Mejía en el ramo de la energía.

El 20 de enero del 2014, otorgaron contratos vigentes por 20 años a ambas empresas.

En el caso de ENSSUR, fue vendido en mayo del 2014 a la Sociedad de Servicios y Repuestos Europeos SA (SYRE). Según los documentos más recientes que Revistazo pudo obtener, ENSSUR seguiría en manos de SYRE. Una búsqueda en la herramienta Empresas Abiertas indica que el fundador de SYRE, José Antonio Pérez Vásquez, ha sido socio en varias empresas de la familia Rosenthal y de Grupo Continental.

En el caso de PRODERSSA, exactamente tres semanas después haberse aprobado el contrato con la ENEE, el 10 de febrero del 2014, Roberto Mejía y su socio, José Miguel Mendoza Rubio, venden la tercer parte de las acciones de PRODERSSA a Lisandro Flores Alfaro, yerno del ex presidente Rafael Leonardo Callejas.

Ver tabla interactiva de contratos, constitucion de la empresas y socios de las empresas contratadas por la ENEE

Dos meses más tarde, el 19 de marzo de 2014, Mejía y Mendoza venden el resto de sus acciones, y la empresa queda en manos de UPower, una empresa incorporada en los Estados Unidos que, según documentos oficiales de este país, también contaba con Lisandro Flores entre sus directores.

El Registro Mercantil no indica cuánto dinero habrían recibido Waldina Salgado y Roberto Mejía por la venta de ENSSUR y PRODERSSA. Sin embargo, el análisis de Revistazo de documentos publicados por los actuales socios de PRODERSSA, la empresa noruega Norfund, sugiere que el valor de las empresas podría haber ascendido hasta $10 millones cada uno.

En marzo del 2018, PRODERSSA fue asegurada por el Ministerio Publico debido a supuestos vínculos entre el socio fundador Roberto Arturo Mejía y el grupo de narcotráfico Los Cachiros.