img

Autoridades del Registro Mercantil reconocen que datos deben ser públicos

Para el gerente del Registro Mercantil de Francisco Morazán, todas las inscripciones siguen siendo públicas independientemente de que existan restricciones para el manejo de la información.

E l registro mercantil será público”, dice textualmente el artículo 407 del Código de Comercio. Sin embargo, en Honduras se vuelve difícil acceder a la información debido a que de todo el país, solo los registros de San Pedro Sula y Francisco Morazán cuentan con archivos digitalizados.

Descargue Código de Comercio

La situación se agrava porque a trece años de haber sido creado el Instituto de la Propiedad (IP) no cuenta con un sistema unificado como lo ordena la Ley de Propiedad. “Todos los registros que dependan del Instituto de la Propiedad (IP) funcionan como un Registro Unificado de la Propiedad”, indica el Artículo 28 de esa legislación. 

Sin embargo, hasta el día de hoy, el sitio Web del Instituto de la Propiedad (IP) no registra información de las empresas inscritas en el país. 

La situación se da porque el 28 de septiembre de 2005, mediante Decreto Legislativo 253-2005, el Congreso Nacional aprobó adicionar a la Ley de Propiedad el Artículo 28-A, que dice: “El Instituto de la Propiedad (IP), designará en las Cámaras de Comercio e Industrias como Centro Asociado, la administración de los Registros Mercantiles en los lugares donde tengan competencia”.

Descargue reforma al decreto 253-2005

Y es en ese momento que el IP entregó el manejo exclusivo del registro mercantil de Francisco Morazán a la Cámara de Comercio e Industrias de Tegucigalpa. No así el de San Pedro Sula que si se mantiene agregado al sistema unificado del IP haciéndolo un poco más accesible que el de Tegucigalpa.

La situación pone en riesgo el principio de publicidad, que en el Registro Mercantil consiste en la publicación de situaciones jurídicas que les permita a las personas encontrar la información en momentos de interés. Por este mismo principio de publicidad es que el Código de Comercio obliga que las empresas y comerciantes se inscriban en las cámaras de comercio.

“Es obligatorio el registro de todo comerciante” dice el artículo 384 del Código de Comercio, principio que también reconoce el artículo 26 la Ley de Propiedad que declara, “el registro es público y obligatorio para todos los actos o contratos que mande la ley”.

Por qué es difícil hallar información

En Francisco Morazán el registro mercantil presenta dificultades para el ciudadano que busca información sobre las empresas. Y entre esos problemas se puede mencionar que este registro, público en teoría, en la práctica pone bastantes barreras para que un ciudadano encuentre y acceda a la información que busca.

Por ejemplo: usted entra al sitio de la Cámara de Comercio e Industrias de Tegucigalpa y allí encuentra entre otros, el banner titulado Registro Mercantil. Le da clic y de inmediato le abre la página del registro, donde a primera vista encuentra la publicidad de la cámara y más abajo, a media página, el rótulo, Registro Mercantil de Francisco Morazán, con las opciones: Consulta del documento inscrito, Estado de su trámite, Formalización de empresas, Otros trámites y Leyes relacionadas.

Si usted desea consultar una empresa, dele clic a la opción,” Consulta del documento inscrito”, que lo lleva a la sección “consulta de imágenes de inscripción” y le abre dos opciones de búsqueda: por número de tomo y número de inscripción, o por número de matrícula. Debe indicar también si la consulta es de una empresa mercantil o de un comerciante individual.

A simple vista parece fácil, pero usted no podrá obtener información si no cuenta con esos números de registro. Esto se convierte en una barrera casi insuperable para la mayoría de los ciudadanos, ya que por lo general un ciudadano puede conocer el nombre de una empresa o de una persona socio de una empresa, pero generalmente los únicos que sabrían un numero de tomo y folio serían los representantes de la misma empresa, o alguien que haya firmado contrato con esa.

Así que mientras en teoría el Registro Mercantil es público, en la práctica no cumple con el espíritu de lo establece la ley. La plataforma contiene las escrituras de constitución, transformaciones de empresas, venta de acciones, cambios de nombre y demás protocolizaciones. Pero esa información se encuentra restringida y solo pueden tener acceso los dueños o el ciudadano que se las ingenió para conseguir el número de registro, ya sea por inscripción y tomo o de la matrícula.

Nace Empresas Abiertas

Justo para abordar estas barreras, Revistazo creo la plataforma Empresas Abiertas. Mediante un proceso que duro más de un año, Revistazo ingreso al azar todas las combinaciones posibles de dígitos en el campo “numero de matrícula” en los sitios Web de los Registros Mercantiles de Tegucigalpa y de Cortes. De ahí, cualquiera información que resultara de estas búsquedas, Revistazo iba ordenando en su propia base de datos—los cuales si pueden ser búsquedas por nombre de socio o nombre de la empresa.

Cabe mencionar Revistazo también solicitó formalmente al Director General de Registros del Instituto de la Propiedad (IP), abogado, Marco Tulio Padilla, la informacion contenido en los Registros Mercantiles del país:

  • La base de datos de todas las sociedades mercantiles y de comerciantes individuales registrados en San Pedro Sula y Tegucigalpa.
  • Todos los documentos PDF relativos a las escrituras de constitución y las respectivas protocolizaciones registradas en San Pedro Sula y Tegucigalpa.
  • Scanner de las escrituras y protocolizaciones registradas en las distintas regiones del país. Atlántida, Colon, Comayagua, Copán, Choluteca, El Paraíso, Gracias a Dios, Intibucá, Islas de la Bahía, La Paz, Lempira, Ocotepeque, Olancho, Santa Bárbara, Valle y Yoro.

Consiente que el costo de este trabajo podía ser alto, Revistazo le notificó que podía asumirlo si era necesario. Sin embargo, la solicitud fue denegado por el IP.

Gerente de Registro Mercantil: “Los datos son públicos”

Para el gerente del Registro Mercantil de Francisco Morazán, abogado Nelson Del Cid, todas las inscripciones siguen siendo públicas independientemente de que existan restricciones para el manejo de la información.

Y según él, hay requisitos que para el público se han establecido por cuestiones de Seguridad. Sin embargo, aseguró que los ciudadanos que cuentan con el número de registro de la empresa que les interesa no tienen problemas para consultar, ya sea de manera formal o materialmente. Sostuvo que con la autorización del Instituto de la Propiedad le han establecido acceso directo a los órganos de investigación del Estado y al Ministerio Público.

Aclaró que la consulta formal se da cuando el ciudadano llega con el número de registro y un recibo de pago y solicita la certificación de las inscripciones hechas por determinada empresa. Y en la consulta material, es cuando la persona llega, revisa los libros y hace las anotaciones que le interesa. En esta está comprendida la consulta a través del sitio web.

Sostuvo que los datos son públicos y puede utilizarlos la población. Sin embargo, advirtió que el manejo de la información ya es responsabilidad de quien la utiliza.

Esto en el sentido de que si los datos son utilizados para hacer señalamientos de la compañía o de los socios, quien los utilizó no está exento de reclamos por parte de la persona que se siente agraviada.

Habeas Data protege personas y no a empresas

Para el abogado Erick Mejía, profesional de mucha experiencia en el derecho mercantil, la Constitución de la República sí reconoce garantías a la intimidad personal, derecho al honor y de protección de datos personales, pero esa protección no es para las empresas mercantiles sino para las personas naturales. 

Sostuvo, que los titulares de una empresa tienen derecho a la garantía de Habeas Data como persona, pero no como empresa. En tal sentido indicó, que la información del registro mercantil es pública, sin importar que por disposiciones del estado, sea manejado por entidades privadas, en este caso, las cámaras de comercio.

Además dijo, que los ciudadanos tienen derecho a pedir esa información al Institutito de la Propiedad, mediante la Ley de Acceso a la Información Pública y que en caso de serles negada pueden recurrir a Instituto de acceso a la Información Pública a fin de que les sea entregada.